Rutina de amor propio: lleva una mejor relación con tu piel, cuerpo y toda tú

 

MANIFIESTO

Más allá de amarte a ti misma, aprende a sentirte confortable con tu propia piel. Con el fin de lograrlo, Adriana Azuara, Latin American Wellness Leader, nos compartió sus reglas de oro:

1) Ama tus poros

¡Normalicemos que la piel tiene textura! Con la moda de los filtros digitales se ha generalizado una idea de un cutis plano. No produzcas una versión (digital) inalcanzable de ti misma, recuerda que una dermis saludable es el reflejo del bienestar de toda tu persona.

2) Ejercita tu piel

Los faciales ayudan a cuidar y activar tu dermis, son como yoga para tu cara. ¡Mantente activa! Pero también con tus pensamientos, si la felicidad y ser positiva son hábitos, también lo son los cuidados hacia tu piel. Para tonificar tu rostro realiza la siguiente rutina de yoga facial:

Alisa la frente: Cierra tus manos en forma de puños, colócalos al centro de tu frente y deslízalos hacia tus sienes. Repítelo tres veces.

Tonifica el cuello: Mirando de frente, pon las puntas de los dedos en la parte superior del cuello y deslízalos hacia abajo, al tiempo que inclinas la cabeza hacia atrás. Repite tres veces.

Define los labios: Con la cabeza inclinada hacia atrás, haz el gesto (y el sonido) de dar un beso, 10 veces. Después, relaja la cara, respira profundamente y exhala gesticulando como si soplaras una vela (hazlo dos veces más).

3) Acepta los cambios

Aunque a estas alturas ya sabes el tipo de dermis con la que dispones, es muy importante que reconozcas el instante que vive tu piel, qué es lo que realmente está requiriendo por la estación, tu estado hormonal y el momento por el que atraviesas. Y, a partir de eso, determinar qué cuidados necesitas.

Te puede interesar: 8 Aplicaciones que te ayudan a mejorar tu autoestima

4) Sé paciente

Léase: Dile no a los productos milagro. Lograr un cutis de coreana no se consigue de la noche a la mañana. Hay un constante trabajo personal detrás, en el que importa tanto lo que te pones ¡como lo que te quitas!

5) Confía en el poder del agua

Cuando tomas tus dos litros de agua al día te sientes más feliz y hasta con menos hambre. ¡Salud!

6) Haz de tu rutina un ritual

Concíbelo como un instante que te ofreces para cuidarte. Deja de verlo como algo monótono, mejor valora y disfruta el momento.

7) Aprovecha el descanso

Haz de los domingos el día de las mascarillas. Comienza dándote un baño purificante (cuelga un ramo de eucalipto en la regadera), exfolia a conciencia tu cuerpo, hidrátalo con bálsamos humectantes y ¡relájate! Además, sé rigurosa con tus horas de sueño reparador. Puedes intentar estas 5 mascarillas de yogur para mejorar tu piel